LOS CUATRO AMIGOS Cuento colaborativo


INICIO 3º A


Erase una vez cuatro amigos, Silvestre, Marcos Elena y Laia.
Silvestre es el máquina del grupo, a parte de ser el mayor, hace muy bien casi todas las cosas y es muy fuerte.
Marcos es el mas payaso, el mas desordenado y muy gracioso, no olvidéis que es el mas pequeño.
A  Elena, todos le llaman Einstein porque es muy lista y siempre está estudiando y encerrada en su cuarto haciendo los deberes.
Por último quiero presentaros a Laia, es la mas deportista, siempre va llena de heridas y arañazos, normal le encanta jugar a futbol. Es la delantera de su equipo, el Rubí.
Un día Silvestre y Elena decidieron ir  a l zoo.
Mientras paseaban, Elena sin querer tocó el cristal de las serpientes y de repente se rompió. Mientras la serpiente se preparaba para atacar a Elena, Silvestre le ordenó:
-Para!!!!
Y la serpiente se durmió.
Los dos niños se quedaron boquiabiertos, aquello que había pasado no era normal, parecía cosa de magia.
Al acabar el día fueron a casa de Marcos y Laia y les explicaron lo que había pasado en el zoo y que tenían poderes mágicos.
Entonces Marcos dijo:
¿De verdad?
 voy a probar yo también.
Probó de levantar el mando de la tele y funcionó. El mando se levantó y desapareció por la ventana.
Después Laia dijo:
Probaré yo también.
E intentó hacer volar el vaso pero en lugar de volar, explotó porque pronunció mal el hechizo.
Los cuatro se quedaron sorprendidos y dijeron al unísono: tenemos poderes mágicos.

DESARROLLO 3rB

Al cabo de un rato se pusieron a ordenar sus habitaciones, su madre estaba muy contenta y por portarse bien les dio cinco euros para comprarse lo que quisieran. Elena se compró un libro, Silvestre un juego de mesa, Laia una pelota de fútbol y Marcos un peluche.
Laia sin querer, probando la pelota en casa,  rompió un jarrón que estaba maldito, pero ellos no lo sabían.
Sin que se dieran cuenta salió un espíritu. Era el fantasma de un mago malo. Rápidamente se escondió en el armario de la ropa para no ser visto.
Al cabo de unos días, se dieron cuenta de que algo iba mal, los muebles cambiaban de sitio solos, el candelabro se encendía por las noches, las luces se apagaban y se encendían continuamente…Los cuatro niños decidieron juntarse en el parque para hablar de lo que estaba pasando. De repente el espíritu del mago se presentó delante de los niños y con voz de ultratumba dijo: “He vuelto del mundo de los muertos para destruir la tierra, jajaja”
Los cuatro niños regresaron a casa muy asustados y prometieron no explicar a nadie lo que había pasado.
Tres semanas después, Elena y Marcos se sentían raros, el espíritu había cambiado sus caracteres.
El mago, que tenia muchos poderes, se escondió otra vez en el armario para tomarse una pócima y convertirse en un precioso tigre de bengala.
El tigre los intentó atacar. Elena, la Einstein, usó los poderes para empujar al tigre. Entonces el tigre desapareció pero el espíritu se presentó de nuevo delante de  los cuatro niños para anunciarles que no pararía hasta verlos desaparecer.
Marcos, vio en  la ventana que había una araña.
Esta, entró y se transformó en Spiderman.
El superhéroe, que estaba resfriado, estornudó y le salió una telaraña de la nariz y atrapó al espíritu.
El espíritu se quería escapar pero lo cogieron entre todos. Reconstruyeron el jarrón y lo metieron. Hicieron un truco de magia para que el espíritu desapareciera para siempre. De repente Silvestre se giró y Spiderman había desaparecido .

Silvestre dijo: chicos podemos cambiar la magia de negativa a positiva y así ayudar a los demás.
Los niños decidieron salvar al mundo con sus poderes mágicos. Silvestre, Marcos y Laia emprendieron un viaje a Paraguay para ayudar a las personas que mas lo necesitaban, pero había un malvado que se llamaba Igor. Los 3 niños crearon unas plantas que daban cada mañana plátanos, melones, sandias y todo tipo de frutas sabrosas y muy carnosas.
Igor vio las plantas y muy enfadado las pudrió. Los niños se dieron cuenta de que Igor había podrido las plantas mágicas, entonces crearon nuevas plantas y las cubrieron con unas burbujas protectoras para que no les afectara la magia negativa.
Igor al ver ese nuevo invento se enfadó mucho y desató toda su cólera contra las burbujas empezando a lanzar rayos contra ellas, pero en lugar de romperlas, sus rayos rebotaron contra el y se esfumó.

Elena, por su parte,  se fue a África y le dio comida a los pobres. Llamó a los tres amigos que viniesen a ayudarla. Vinieron y con la magia hicieron dinero para los pobres y llamaron al capataz para hacer hospitales, casas, escuelas…. Entonces contentos regresaron a su casa.

DESENLACE 3rC

Los cuatro cuando atravesaron la puerta de casa saltaron de alegría. Y sus madres les preguntaron porque estaban tan contentos. Pero los niños se hicieron los sordos y no contestaron.
De repente, mientras ya todos estaban más relajados y haciendo sus tareas, salió el espíritu del jarrón y les dijo que quería ayudarles a hacer el bien en el mundo. Los cuatro niños se asustaron un poco ya que ellos pensaban que lo habían destruido para siempre.
Las madres al ver aquello, pidieron rápidamente explicaciones a los cuatro protagonistas y estos no tuvieron más remedio que contar toda la verdad.