EL CABALLO PERDIDO

Había una vez un caballo blanco que se llamaba Aladin y una niña que se llamaba Sara. Era un caballo muy bueno. 
Aladin es blanco y tiene el pelo muy suave y Sara es una niña con el pelo largo rubio muy guapa.

Había una vez una niña que odiaba a los caballos un día fue a una hípica y allí le llamó la atención un caballo blanco de llamado Aladin cruzaron las miradas y Sara sintió algo muy especial.

Se acercó a Aladdin y él se puso de rodillas para que Sara se subiera.
Un día fue otra vez  y Aladin no estaba y Sara se preguntó ¿Dónde está Aladin?....
Le dijo la dueña que se había escapado Sara se puso a llorar.
Sara se fue al bosque vio al caballo y Aladín se convirtió en negro y volvió a la normalidad.

Volvieron a casa y le dijo la dueña que se podía quedar con Aladin. Sara se construyó una hípica y vivieron felices.

Sara Herráiz