EL CONEJITO Y CLAUDIA

 Había una vez  una niña que se llamaba Claudia que  vivía en una granja.   Un día se encontró a un conejito en los alrededores de su casa y se lo quedó. Al día siguiente  al despertarse, se lo contó a sus padres para ver si se lo podía quedar. Ellos al verla tan contenta,  le dijeron que sí.

Claudia se pasaba el día jugando con su conejito. Se lo llevaba a pasear con sus amigas, le daba zanahorias para comer y por la noche dormía en su cama. Cada día era una aventura nueva que pasaban juntos.

Pasaron  muchos  años, Claudia se hizo grande y el conejito se escapó. Claudia estaba triste y cuando pasaron unos días Claudia,  fue al establo y para su sorpresa encontró al conejito y a tres conejitos más.

Claudia se puso muy contenta. Ahora tenía nuevos amigos.     

Maria Garrido