ELOY Y EDURNE

Había una vez un niño que se llamaba Eloy que tenía una amiga que se llamaba Edurne. A los dos les gustaba la música. Un  día  vieron un castillo en el que estaban gritando y fueron al  castillo donde había una princesa que gritaba. Entonces  le ayudaron a la princesa y la tranquilizaron. Más tarde  se fue al campo a comer y se encontró  un perro herido, le curaron de sus heridas y el perro volvió a ser feliz.

Carla Galán