SONIC Y LA MANSIÓN DE LA MUERTE

Había una vez un erizo que se llamaba Sonic. Un día entro en una mansión, y vino una calavera a atacarle y el rápidamente lo esquivó y le dio un golpe y la calavera se desmontó. Después noto que era muy rara la mansión ya estaba todo lleno del número 666 y pintado de rotulador rojo.

Escuchó... ¡bum! y aparece un monstruo con pelo de piña y también con pinchos de acero. Después Sonic se va corriendo, y se esconde y ataca al monstruo por sorpresa. El monstruo se enfada y destruye todo lo que ve, intentando matar a Sonic. Después Sonic lo destruye y todo se convierte en fuego y ve que está en el infierno y aparece una calavera gigante. Sonic intentaba destruir la calavera pero no podía por eso tuvo que utilizar las esmeraldas del caos. Y... se transforma en ¡súper Sonic! ¡Pum! ¡Pam! y destroza a la calavera Y también sale del infierno. Después desintegra la mansión y se va.

Marcel Pinós