TRES GALLINAS Y UN PERRO DE AGUA

Había una vez una mujer que parecía una bruja y sólo tenía tres gallinas y un perro de agua.

Un día entró en una tienda y pidió una escoba. Como lo tenía que pagar pagó con tres gallinas y el perro de agua.  Al poco tiempo la mujer fue desapareciendo del pueblo y todos se pensaron que era una bruja.

Miquel Jordán